April 2012 Evangelization Exchange – Gutierrez (Spanish)

“¡He visto al Señor!” (Jn 20:18)

Magdalena Gutierrez

 

Guttierez¿Cómo te levantas cada mañana? Que hay en tu corazón y en tu mente? En que apoyas tu realidad al salir de la cama y comenzar los preparativos para el nuevo día?

¡Felices Pascuas! No estamos solos; estamos viviendo el nuevo día de la creación en que todo es devuelto a Dios, devuelto al orden, devuelto al amor. Cada día estamos despertando en el Cuerpo de Cristo, en la luz de la resurrección.

El libro del Génesis nos dice que la luz sale de la mente de Dios: Hágase la luz, y la luz se hizo. ¡El día Primero! Verdaderamente estamos viviendo en un nuevo día, un nuevo paradigma de vida. Cristo ha resucitado, y significa que estamos vivos en un nuevo orden del mundo, si tan sólo podemos ver al Señor y como María Magdalena, llenarnos del gozo de la esperanza.

April12WakeUpGutierrez¿Cómo podemos despertar cada mañana, traer a la mente la resurrección de Cristo y confiar que el nuevo orden traerá algo diferente a nuestra vida y las vidas de los que nos rodean? Si de verdad podemos ver a Cristo resucitado, podemos descubrir una esperanza que se hace creativa y valiente. Podemos encarar con valentía cualquier cosa a nuestro alrededor, sin cobardía o violencia. Si vemos a Cristo resucitado, podemos encarar la realidad como Él la encaró, sabiendo que somos hijos e hijas de Dios y que todo el poder se le ha dado a Aquel que vive en nosotros. Podemos traer esto a la mente cada día al despertar y prepararnos a descubrir cómo esta verdad será revelada.

Si no vemos a Cristo resucitado o no trae un cambio a nuestra vida, tenemos un problema. Tal vez tengamos que regresar a las lecciones de la Cuaresma para ver dónde perdimos la pista. ¿Todavía estamos llorando junto a la cruz o cerca de la tumba? El dolor del sufrimiento puede cegarnos y distraernos. Como sea, Él ha resucitado verdaderamente y tiene trabajo para todos, ya sea que estemos todavía llorando o lo hayamos visto resucitado.

Si no vemos a Cristo porque pasamos de largo frente a la Cruz de camino a algo más importante ¡tenemos un problema más grande! Tal vez leyendo Mateo 25: 31-46 se nos ablande el corazón y nos prepare las mentes para verlo otra vez al dejar que el sufrimiento de los más vulnerables transforme nuestro día. Y a propósito, ¿qué es más importante que detenerse a ver a Cristo en las personas que sufren que son parte de nuestra vida? Si el resentimiento o la soberbia nos ciega, tenemos que morir a nosotros mismos. Y de cualquier forma, esto lo tenemos que hacer todos los días; ¡que misterio de amor y paciencia!

April12AnchorGuitirrezSi nos apoyamos en Cristo y experimentamos la luz de su resurrección, pasaremos por cualquier dificultad y siempre recordaremos que Dios escuchó nuestro clamor. Nos envió a alguien más grande que Moisés para llevarnos a un nuevo día, a una nueva luz, a una nueva historia de la humanidad. Y la historia se repetirá, pero esta vez con la ayuda del Espíritu Santo en nuestros corazones, que nos hace a todos hijos, y como Cristo, sacerdotes profetas y reyes, hijos fieles del Padre.

Por último, por medio de un breve examen de conciencia, podemos agradecer a Dios por lo bueno que hemos recibido, pedir perdón por lo malo que hemos vivido, y pedirle al Espíritu Santo que nos guie en nuestro nuevo día. Aquí hay un giro fresco: imagina que de verdad puedes verlo caminando junto a ti, o apareciendo en el cuarto donde tienes tu reunión de staff! ¡Entonces sal, a la ciudad y el mundo entero con el mensaje de Cristo y su poder transformador! ¡Invítalo a tus tareas diarias y descubre nuevas posibilidades con El! ¡Con Dios todo es posible! Felices Pascuas.