September 2011 Evangelization Exchange – Gutierrez (Spanish)

Esperando un encuentro con Cristo

Magdalena Gutierrez

Recientemente di un taller de dos horas a un grupo de catequistas en Maryland, con Teresa, la Directora de Educación Religiosa en una parroquia con 90% de población hispana. Esta fue la invitación: “Maggie; mis catequistas siempre se han quejado de que necesitan maneras nuevas de llevar acabo la clase, pero me gustaría que les hablaras de la oración y las diferentes formas de orar antes y después de clase ya que si oras antes de todo lo que hagas te preparas bien para toda actividad.”  Comencé orando para que el Señor le concediera a Teresa su deseo de ayudar a sus catequistas a crecer.

Más importante que un curriculum es la persona del catequista. Nuestra meta era ayudarles a descubrir una vez más la importancia de la oración como parte del proceso de preparación y más aun -que experimentaran en la oración a Jesucristo que sale a nuestro encuentro para renovar nuestra vocación y darnos la gracia necesaria para responderle con fe. Lo que preparamos fue un momento de oración – un encuentro con el Señor, acompañado de una actividad para poner en práctica el cambio de vida que iban a necesitar.

Este fue el esquema que preparamos:

 

3:00 – Preparación del ambiente –

Bienvenida. Todos ellos eran inmigrantes así que rápidamente establecimos una buena comunicación. Como recientemente tuvimos un temblor en Maryland, fue muy fácil entablar una conversación en la que todos participaron. Los que asistieron eran en su mayoría jóvenes adultos.

 

3:28 – Oración –

Corta y sencilla para ponernos en las manos de Dios como grupo. Tomada del material del los obispos para el Domingo Catequético 2011.

 

3:30 – Introducción –

¿Cuál es mi experiencia al prepara mi lección de catequesis? Sabemos que el tiempo se escapa fácilmente y se acumulan los compromisos y distracciones. Llegamos al momento de la clase confiando más en la intervención salvadora del Espíritu Santo que en el talento que Dios nos dio para cultivar.

 

3:35 – Dialogo con los participantes –

Profundizamos en la experiencia contrastando la tradición, la práctica de la catequesis y revisando nuestras actitudes y errores en el juicio que son obstáculos.  Los catequistas expresan su propia experiencia y vamos descubrimos las áreas que necesitan ser diagnosticadas y sanadas por el Doctor de las almas, quien conoce mejor que nadie nuestras necesidades y nuestras capacidades.

 

3:45 – Lectura del Evangelio y reflexión en silencio –

Invitación a escuchar del evangelio las palabras y actitudes de Jesucristo, su vida, que ilumina la situación de nuestra vida.  Momento de oración y silencio donde los participantes pide a Dios y reciben luz o entendimiento. Se renueva la esperanza en la gracia de Dios.

 

3:50 – Testimonio –

Se afirman unos a otros al reconocer la relación con Jesucristo.

 

3:55 – Invitación a la fe –

Llamada al cambio, a dar una respuesta de fe como consecuencia de la gracia revelada durante el momento de oración. Les anunciamos que tendrán un ejercicio para asimilar la gracia obtenida.

 

4:00 – Expresión de la fe –

Ejercicio para descubrir cómo poner en práctica con obras y compromisos concretos la nueva decisión de cambio. Se les proporciona la oportunidad de actuar, ejercitar la voluntad y la inteligencia con la ayuda de Jesús. Cada catequista recibió 7 hojas –una por cada día de la semana, con las 24 horas marcadas. Se les dieron etiquetas con actividades y tareas diarias, incluyendo la oración y el tiempo con la familia. Entonces les pedimos que las usaran para llenar cada espacio.

 

4:40 – Acción de gracias –

Testimonio de la experiencia durante el encuentro con Jesucristo a través del ejercicio.

 

4:55 – Oración y despedida

 

Como era de esperarse, el Señor se mostró muy generoso con los catequistas. ¿Y por qué no lo haría ¡si estos son los hombres y mujeres que voluntariamente se esfuerzan para cada semana presentar el rostro amoroso de Dios y la Iglesia! Uno de los participantes comentó: “Ya tenia tiempo orando y estaba muy triste porque pensaba que nunca lograría mi sueño de dedicarme a lo que El me está llamando y ahora veo que El ha puesto la solución a mi alcance.”  Otro de ellos comentó: “No tengo esposa, ni hijos, pero si hermanos y hermanas y sobrinos. Pensaba que era imposible pasar tiempo para platicar con ellos y ahora veo con gusto que si puedo ¡Ya sé como lo voy a lograr!”

El Papa, en el Ángelus del 18 de septiembre expresó “Dirijámonos en oración a la Virgen María, para que en toda la Iglesia maduren vocaciones sacerdotales, religiosas y laicales para el servicio de la nueva evangelización…Vastos horizontes se abren al anuncio del Evangelio…” ¿Quiénes son los agentes de la nueva evangelización? “…los trabajadores humildes y generosos que no piden otra recompensa que la de participar en la misión de Jesús y de la Iglesia…el Evangelio ha transformado el mundo, y todavía lo está transformando…”